« HOME

10 indicios de que un cliente no es el mejor de los clientes posibles

By Victoria Quirante on 04 March 2015

En Limenius, a lo largo de los años, hemos desarrollado aplicaciones de muchos tamaños, para clientes de muchos tipos. Con el tiempo hubo un cierto tipo de cliente y un cierto tipo de proyecto al que aprendimos a ponerle una banderilla roja en cuanto asomaba por la puerta. No es que haya que ser un lince para identificarlo, se trata del proyecto que viene presentado por alguien que reúne a la vez las siguiente características:

Y, a menudo, este bonus:

Este tipo de cliente is out there, y la deriva que toman los proyectos con este tipo de cliente suele ser parecida, o al menos es difícil escapar a ella. No es imposible, pero la señal de peligro conviene ponerla cuanto antes (puede gustarte jugar con fuego, pero por lo menos hay que tener claro a qué te estás dedicando). Así que he pensado hacer una recopilación de frases que llevan la marca de la bestia. Por lo general, si oyes tres de estas, corre. O, si encuentras un buen motivo para quedarte, ármate de paciencia, buena voluntad y, sobre todo, una forma de presupuestar que no te pille los dedos, porque el camino no va a ser fácil.

1. “Tengo una idea genial para una start-up, solo puede fallar la parte técnica.” Esto es un poco parecido a decir “tengo una idea genial para un sandwich, solo puede fallar la elaboración del sandwich”. Y bastante parecido a decir “tengo una idea genial para un Fórmula 1, solo puede fallar la construcción del Fórmula 1”. Quien dice esto ni sabe en lo que se está metiendo, ni es probable que lo aprenda a tiempo. Y, lo que es peor, lo que esa frase significa en realidad es que si la cosa falla, el único culpable posible eres tú.

2.“El proyecto es muy pequeño.” Seguido de una descripción del tipo “quiero algo como Facebook pero con una videoconferencia como la de Skype -pero que funcione mejor- y el álbum de fotos de Google -pero que me pregunte desde el móvil cada vez si quiero que se guarde o no-”. Quererlo todo es un error común. Quererlo todo y pensar que quieres poco, es uno más grave.

3.“He probado ya con 3 desarrolladores, la gente es muy irresponsable en este oficio.” Pensamiento incorrecto: “bueno, yo soy mejor que ellos”. Pensamiento correcto: “voy a hablar con uno de ellos…”

4.“Tú céntrate en la programación, zapatero a sus zapatos.” Esto es un indicio del bonus que mencionaba más arriba. Hay algo que le hace pensar a esta persona que cualquier consejo que no esté muy directamente relacionado con el código no debe escucharlo de ti. Lo que sea que a él se le ocurra, o el consejo que pueda darle cualquier otro (su madre, su primo, su peluquero) sobre usabilidad, diseño de producto, marketing, viralidad… lo que sea, va delante. Especialmente si respalda su opinión personal. Dejando de lado el sentido que pueda tener esto, o su origen, el caso es que resulta muy poco práctico trabajar así. Para empezar porque hay muy pocos aspectos, por no decir ninguno, que no estén relacionados de algún modo con “la programación” en un proyecto de este tipo.

5.“No quiero publicar mi proyecto hasta que esté perfecto.” Esto es un fallo de los que comete todo el mundo en su primer proyecto. No es culpa del cliente inexperto, es casi inevitable. Ahora bien, hay grados. Averiguar cómo de obsesivo es el cliente respecto a esto, y qué facilidad de aprender y rectificar demuestra, es básico. Tú vas a cobrar más si le implementas más funcionalidades. Pero la cuestión es que un proyecto dirigido por alguien con ese pensamiento, que no es capaz de ponerse límites, no va a ningún sitio. Y menos si ese alguien no programa. La velocidad a la que una persona que solo tiene que mirar el proyecto puede imaginar cosas que se pueden añadir, o sencillamente cambiar las ya hechas porque se ha cansado de mirarlas, es sorprendente. Cuando programas también pasa. Pero al final, tienes que programártelo, así que tu locura choca en algún momento por sí sola con la realidad.

6.“Quiero una barra de navegación como la de Apple.” Ok, esto a lo mejor es una manía un poco personal. Quizá no deba ser directamente eliminatorio. Pero si después de una explicación del tipo “Mira, el problema que tiene tu proyecto es que es como si tuvieses un bar con una sola silla, cuando entra la segunda persona, no tiene sitio donde sentarse” (a alguien que viene con un proyecto al que la segunda visita concurrente le tira el servidor –existen–), viene esa frase, entonces corre.

7.“No entiendo que falle, ayer no fallaba.” Al final necesitas un cliente que más o menos llegue a entender lo que es un código, especialmente durante la etapa inicial de desarrollo, y especialmente si sigues un desarrollo ágil en el que el cliente ve los avances casi según se van produciendo. Aquellos que, pase el tiempo que pase, siguen hablando del código como si fuese una tostadora, no suelen servir.

8.“Mi vecino informático me ha dicho que esto hay que hacerlo con node.js.” o “Mi vecino informático me ha dicho que esto es muy fácil.” Bueno, ese vecino informático parece el hombre adecuado para llevar a cabo esta misión.

9.“He contratado a una experta en márketing, dice que lanzamos el martes próximo.” Ajam, qué bien que hayáis decidido compartirlo…

10.“Cuando te canses de picar teclas…” Dicha con toda la amabilidad del mundo, en un alarde de compañerismo. No sé en qué otro oficio se podría oir al cliente emitiendo una frase parecida. Ni médico, ni abogado, ni arquitecto… ni albañil, ni limpiador de escaleras. No es ya solo que esta persona no alcance a comprender que diseñar y programar código puede ser de las cosas más entretenidas del mundo. Eso en realidad da un poco igual. Lo más peculiar es el evidente poco respeto que siente hacia el trabajo que realiza la persona que sabe cómo transformar su idea en proyecto… y la falta de sinceridad a la hora de resumirse a sí mismo qué servicios le está prestando esa persona.

Diseñar y programar código puede ser una de las cosas más divertidas del mundo, pero no bajo cualquier tipo de circunstancias. Y, dado que se puede elegir, mejor poner tu espada al servicio de un buen rey.

Written by @vicqr

blog comments powered by Disqus

» ALL POSTS